Categorías
Ads
LA OPERACIÓN ‘FLORES DE CEREZO EN LA NOCHE’ DESTRUIRÍA LOS ESTADOS UNIDOS EN 1945

Entre noviembre y diciembre de 1940, se lanzaron bombas que contenían pulgas de la peste bubónica sobre las ciudades de Changde y Ningbo, China, matando a más de 2.000 personas. No era la primera vez que el ejército japonés había utilizado al país como objetivo para sus experimentos secretos, pero en ese momento era un ensayo para bombardear Estados Unidos.

Con el exitoso ataque de Japón a Pearl Harbor en diciembre de 1941, la guerra se convirtió en una certeza, algo que las fuerzas militares japonesas habían querido desde el principio. Estaban preparados para librar la guerra más sangrienta contra el poder estadounidense y, después de años de estudio, la guerra biológica estaría en el centro de todo.

Orquestando un plan

Al igual que los estadounidenses, años antes de los atentados de Hiroshima y Nagasaki, Japón había planeado distintos atentados de origen biológico con el fin de paralizar a la población estadounidense. En marzo de 1942, por cada 10 lanzamientos, la Tierra del Sol Naciente consideró detonar barriles de pulgas transmisoras de la peste bubónica en el campo de batalla de Bataan, pero se rindió antes de que el plan entrara en vigencia.

Dos años después, en julio de 1944, los japoneses se prepararon con la misma arma biológica para atacar en algún momento durante la Batalla de Saipán. Afortunadamente para las fuerzas estadounidenses, las pulgas murieron en ruta al campo de batalla cuando el submarino estadounidense Swordfish hundió al submarino japonés que transportaba la plaga.

Ocurrió nuevamente durante la Batalla de Iwo Jima en 1945, cuando se ordenó al piloto japonés Shoichi Matsumoto que enviara dos planeadores y liberara la enfermedad. Sin embargo, una vez más el plan fracasó, ya que la aeronave despegó y nunca llegó a su destino.

En cierto modo, los líderes japoneses estaban satisfechos con ambos intentos fallidos, ya que no querían arriesgarse a llegar a una nación aliada durante el ataque a los estadounidenses y sufrir la posibilidad de represalias. Por tanto, el plan se volvió más atrevido: atacarían directamente el territorio de Estados Unidos.

La mente de una operación

Nacido el 15 de junio de 1892 en Shibayama, Japón, Shiro Ishii pertenecía a una familia noble y siempre fue considerado intelectualmente talentoso para su edad. Después de graduarse en Medicina en la Universidad Imperial de Kioto, fue asignado al ejército en 1920.

No pasó mucho tiempo antes de que Ishii se diera cuenta de que no tenía tacto para tratar con personas enfermas y se dirigió al área de la investigación científica. A mediados de 1924, fue enviado a la isla Shikoku para estudiar un brote que había causado la muerte de 3.500 personas, abrumado hospitales y causado caos y terror, así como parálisis en la economía y el gobierno locales. Resultó ser un nuevo tipo de enfermedad transmitida por mosquitos: la encefalitis japonesa de tipo B.

Ishii se sorprendió por el efecto destructivo de la condición y pensó en lo útil que sería usar su poder devastador contra los enemigos. En 1930, con un doctorado en Microbiología, el hombre se hizo cargo del Laboratorio de Investigación de Prevención de Epidemias, que se suponía que debía proteger a las tropas japonesas de las enfermedades, pero solo servía para crear epidemias y usarlas como armamento biológico. En 1936, Ishii se convirtió oficialmente en director de la bestial Unidad 731, después de años de abogar por la creación de un programa de armas biológicas y el desarrollo de la guerra química.

Cuando Alemania se rindió y Japón se preparó para enfrentar toda la atención de Estados Unidos, el emperador japonés Hirohito le pidió a Ishii y al ejército que desarrollaran un ataque biológico de largo alcance lo suficientemente fuerte como para socavar las fuerzas estadounidenses. En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, crearon la Operación Cherry Blossoms at Night, que tenía como objetivo devastar el sur de California.

La misión kamikaze requeriría muchos submarinos, aviones y hombres para instalar adecuadamente las armas que transportarían la plaga. Cinco submarinos I-400 de largo alcance, cada uno con tres hidroaviones Aichi M6A Seiran, dejarían la costa de Japón y viajarían a través del Océano Pacífico con 20 de las 500 nuevas tropas reclutadas por el instructor de la Unidad 731 Toshimi Mizobuchi.

Tan pronto como los submarinos llegaran a la costa de California al amanecer, los militares japoneses que serían sacrificados durante la misión equiparían uno de los aviones y lo conducirían a San Diego, para que comenzara el infierno de las llamas y las enfermedades.

Finalizada el 25 de marzo de 1945, la operación concebida por Shiro Ishii estaba programada para el 22 de septiembre de ese mismo año.

El fracaso del plan

Poco después de que se aprobara la operación, el general Yoshijiro Umezu, jefe de la armada imperial japonesa, lo vetó todo por considerar que era algo muy arriesgado y poco práctico en términos de logística. Además, tenía la intención de dedicar sus esfuerzos a proteger las islas cercanas a Japón y no quería sacrificar uno de sus nuevos submarinos I-400.

La misión comenzó a ser reconsiderada meses después, a principios de agosto, tan pronto como la Armada informó que había unos submarinos mejor capacitados para transportar la aeronave sin problemas importantes. El comandante a cargo del ejército de la Armada en una de las subdivisiones de la Unidad 731 dijo que solo 3 submarinos I-400 estarían listos para el 15 de agosto, pero estimó que para el 2 de septiembre se completarían otros 3, sin perjuicio de la planificación inicial del ataque.

Afortunadamente, cualquier posibilidad de ejecutar la Operación Cherry Blossoms at Night terminó con la rendición de Japón a Estados Unidos el 15 de agosto de ese año, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

Aunque hubo un extenso debate abierto sobre qué tan cerca estuvo de cumplirse la misión, lo que se sabe es que Japón podría tener buenas posibilidades de ganar, lo que provocaría un cambio radical en la historia.

Choice your Language
Comments
All comments.
Comments