Categorías
Ads
La desinformación en América Latina alarma a Estados Unidos

Estados Unidos está convencido de que Rusia está utilizando la desinformación para influir en América Latina, y en las comunidades de habla hispana en general, como arma política en medio de la guerra en Ucrania y a  meses de las elecciones intermedias.

En un país con más de 62 millones de hispanos, los legisladores en los últimos meses han escrito a gigantes digitales como Facebook, Instagram y Twitter, y aplicaciones de mensajería instantánea como Telegram, para exigirles que detengan medios rusos como RT en español y Sputnik Mundo”, difunde y las exportaciones radican en el exterior”, que “perjudican directamente los intereses nacionales”.

Mientras China, otro gran quebradero de cabeza para el presidente Joe Biden, financia infraestructura y crea lazos financieros, Rusia “tiene que ser más creativa para acumular influencia y una de sus estrategias ha sido difundir información falsa”, dijo recientemente el congresista demócrata Albio Sires, durante una audiencia del Congreso sobre la influencia rusa en América Latina.

Guerra de información

Rusia “realiza, según sea necesario, actividades de guerra de información destinadas a aumentar la polarización y disminuir la confianza en las instituciones democráticas”, dijo durante la audiencia Evan Ellis, profesor e investigador del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de EE. UU.

Para lograrlo utiliza las redes sociales, que “complementan las actividades de sus plataformas estatales de desinformación RT y Sputnik”, explica.

Pero se pueden contrarrestar sus efectos con inversiones, dijo Candace Rondeaux, directora de New America’s Future Frontlines, un grupo de expertos de Washington.

“Durante la Guerra Fría, Radio Free Europe y Radio Liberty fueron, sin duda, extremadamente importantes para lograr resultados en Europa del Este y Europa”, dijo, refiriéndose a la organización de radiodifusión financiada por el gobierno de EE. UU. “Hoy no se ve nada comparable a eso” para América Latina y “es un déficit que probablemente deba ser abordado”.

Kimberly Marten, profesora del departamento de ciencias políticas de Barnard College, una universidad de Nueva York, está de acuerdo con la necesidad de combatir esta estrategia.

“Lo que tenemos que hacer es responder” y “decir a la gente en programas en español y portugués exactamente lo que han hecho (el presidente ruso Vladimir) Putin y su régimen en términos de corrupción y violencia”, recomendó.

La desinformación ha alcanzado un nivel “asombroso” en América Latina, lamentó el secretario de Estado Antony Blinken durante la Cumbre de las Américas en junio.

Y, a puerta cerrada, la clase política se alarma ante la posibilidad de que se repita la supuesta injerencia en sus elecciones de la que se ha acusado a Rusia en los últimos años.

Verdades y mentiras

Especialmente cuando faltan poco más de tres meses para las elecciones de noviembre, cuando se renovará un tercio del Senado y toda la Cámara de Representantes, justo en la mitad del período presidencial de cuatro años, esto es importante.

Al menos 11,6 millones de latinos votarán en estas elecciones, pronostica el Fondo de Educación de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO). Es decir, casi uno de cada 10 votantes (9,8 por ciento) será latino.

Y la desinformación puede tener un efecto devastador en estos votantes, que son muy codiciados tanto por los demócratas como por los republicanos.

Según un estudio publicado el 23 de agosto por el Centro Brennan para la Justicia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, “cuando hay lagunas de información, tienden a afectar mucho más a los nuevos votantes y a los ciudadanos recién naturalizados” que “lo son, por lo general”. en su mayoría, latinos”.

El fenómeno no es nuevo

Durante las elecciones presidenciales de 2020, “hubo demasiados ejemplos de ciudadanos confundidos y actores maliciosos que difundieron información errónea directamente a las comunidades latinas”, recuerda el estudio, pero sin destacar a ningún país.

Cita como ejemplo los “rumores engañosos de que el Departamento de Inmigración y Control de Fronteras (ICE, por sus siglas en inglés) de EE. UU. patrullaría” los lugares de votación, con el objetivo de “intimidar a los votantes”.

En palabras de Biden, “hay verdad y hay mentiras, mentiras dichas por poder y beneficio”.

Fuente: AFP

Choice your Language
Comments
All comments.
Comments