Categorías
Ads
España sigue dividida en el 1º día de la memoria de las víctimas de la Guerra Civil

El “día de la memoria y homenaje a todas las víctimas del golpe militar [de 1936], la guerra [civil] y la dictadura” del general Francisco Franco fue instituido por la Ley de Memoria Democrática, aprobada este mes.

Se eligió el día porque, el 31 de octubre de 1978, el parlamento español aprobó la Constitución que está vigente hasta hoy y que permitió la transición del país a la democracia.

En esta primera jornada de memoria y homenaje a las víctimas, el Gobierno español, una coalición del partido socialista (PSOE) y el partido Unidas Podemos (extrema izquierda), se presentaron en un acto en el que se entregaron diplomas de reconocimiento y homenaje como víctimas de la guerra civil y de la dictadura a familiares de fusilados, detenidos y exiliados ya una mujer que fue uno de los niños sustraídos a sus padres biológicos para ser adoptados por familias franquistas.

En el acto de Madrid se guardó un minuto de silencio en un auditorio que, además de ministros, se llenó de “asociaciones memoriales”, como se las conoce en España, y familiares de víctimas de la dictadura y la guerra civil, que en muchos Los casos siguen buscando los restos de sus familiares, desaparecidos y probablemente enterrados en fosas comunes nunca abiertas.

“El fanatismo ideológico, la violencia sectaria, la persecución política, civil y religiosa devoraron a España hasta las entrañas. Las cicatrices de la guerra fueron más profundas que la profundidad de las trincheras que partieron a España en dos. Sembraron el odio en tierras y familias hasta el punto de convirtiendo a toda una nación en una víctima de sí misma. Toda España, de algún modo, perdida en esa guerra”, añadió Sánchez, para defender por qué es “tan importante construir una historia compartida”.

“Ninguna democracia puede construirse sobre pactos de silencio”, dijo, antes de asegurar a víctimas y familiares de víctimas que “nunca más” estarán solos en la reparación de la memoria y la búsqueda de personas desaparecidas, como ha ocurrido durante décadas, en el contexto de la indignada “transición española”.

Sánchez cuestionó “quién puede negar la justicia de esta lucha” de querer dar una “sepultura digna” a un familiar, y dijo que las exhumaciones son “un deber de todo un Estado” en el que “miles de personas siguen buscando a sus familiares”. y “no para reabrir heridas sino para poder cerrarlas todas de una vez por todas”.

El presidente del Gobierno español ha añadido que “la verdad, la justicia, la reparación y el deber de memoria” son cuatro principios rectores de Naciones Unidas para las “políticas de memoria” y que con la ley recién aprobada España se “identifica en última instancia con las democracias del mismo contexto”. que también sufrió el fascismo”.

“Solo así podremos fomentar actitudes tolerantes en la sociedad”, añadió.

La nueva ley “nace de una cuenta integradora”, dijo Sánchez, quien dijo que el país necesita “soltar las viejas hipotecas”, en respuesta a las críticas de la oposición de derecha.

La Ley de Memoria Democrática se aprobó con los votos en contra de los partidos de derecha (Partido Popular, Ciudadanos y Unión del Pueblo Navarro) y de extrema derecha (Vox), que aseguraron que la normativa “reabrirá heridas” ya cerradas en español sociedad., que las víctimas y crímenes de la banda terrorista vasca ETA no merecen la misma atención por parte del Estado español, que la ley contempla presuntos delitos y procesos que van más allá del periodo de la dictadura y que fue una concesión a los partidos nacionalistas en el país vasco, que apoyan al ejecutivo español en el parlamento.

El Partido Popular (PP) ya ha garantizado que derogará la ley si llega al poder el próximo año, cuando están previstas elecciones legislativas nacionales en España.

Hoy, a pesar de las invitaciones enviadas por el Gobierno a los líderes del PP, ninguno de ellos asistió a los actos del “día de la memoria y homenaje a todas las víctimas del golpe militar, la guerra y la dictadura”.

La nueva ley, que sustituye a otra de 2007, aprobada durante el gobierno socialista de José Rodríguez Zapatero, refuerza el compromiso de España con la búsqueda de desaparecidos durante la guerra civil y el franquismo (que terminó con la muerte del dictador Francisco Franco en 1975) y abre la puerta a la investigación de posibles violaciones a los derechos humanos durante el período posterior a la aprobación de la Constitución, entre 1978 y 1983.

“Ninguna democracia puede construirse sobre pactos de silencio”, dijo, antes de asegurar a víctimas y familiares de víctimas que “nunca más” estarán solos en la reparación de la memoria y la búsqueda de personas desaparecidas, como ha sido durante décadas. , en el contexto de la indignada “transición española”.

Sánchez cuestionó “quién puede negar la justicia de esta lucha” de querer dar una “sepultura digna” a un familiar, y dice que las exhumaciones son “el deber de todo un Estado” en el que “miles de personas siguen buscando a su parientes”. y “no reabrir hereditas, sino poder cerrarlas todas de una vez por todas”.

El presidente del Gobierno español ha añadido que “la verdad, la justicia, la reparación y el deber de memoria” son cuatro principios rectores de Naciones Unidas para las “políticas de memoria” y que con la ley recibida España se “identifica en última instancia con las democracias del mismo contexto”. que también sufrió el fascismo”.

“Solo así podremos fomentar actitudes tolerantes en la sociedad”, añadió.

La nueva ley “nace de una cuenta integradora”, dice Sánchez, quien dice que el país necesita “liberar las viejas hipotecas”, en respuesta a las críticas de la oposición de derecha.

La Ley de Memoria Democrática fue aprobada con los votos en contra de los partidos de derecha (Partido Popular, Ciudadanos y Unión del Pueblo Navarro) y de extrema derecha (Vox), que aseguraron que la normativa “reabre heridas” y cierra en la sociedad española., que las víctimas y crímenes de la banda terrorista vasca ETA no merecen la misma atención por parte del Estado español, que la ley contempla infracciones y procesos penales más lejanos a la época del dictado y que fue una concesión a los nacionalistas partidos del País Vasco, que apoya al Ejecutivo español en las Cortes Generales.

El Partido Popular (PP) ya ha garantizado que derogará la ley que otorgará el poder el próximo año, cuando están previstas elecciones legislativas nacionales en España.

Hoy, a pesar de las invitaciones enviadas por el Gobierno a los líderes del PP, ninguno de ellos acudió a los actos del “día de la memoria y el homenaje a todas las víctimas del golpe militar, la guerra y la dictadura”.

La nueva ley, que sustituye a otra de 2007, aprobada durante el gobierno socialista de José Rodríguez Zapatero, refuerza el compromiso de España con la búsqueda de desaparecidos durante la guerra civil y el franquismo (que acabó con la muerte del dictador Francisco Franco en 1975) y abre la puerta a la investigación de posibles violaciones a los derechos humanos durante el período posterior a la aprobación de la Constitución, entre 1978 y 1983.

El presidente del Gobierno español ha añadido que “la verdad, la justicia, la reparación y el deber de memoria” son cuatro principios rectores de Naciones Unidas para las “políticas de memoria” y que con la ley recién aprobada España se “identifica en última instancia con las democracias del mismo contexto”. que también sufrió el fascismo”.

“Solo así podremos fomentar actitudes tolerantes en la sociedad”, añadió.

La nueva ley “nace de una cuenta integradora”, dijo Sánchez, quien dijo que el país necesita “soltar las viejas hipotecas”, en respuesta a las críticas de la oposición de derecha.

La Ley de Memoria Democrática se aprobó con los votos en contra de los partidos de derecha (Partido Popular, Ciudadanos y Unión del Pueblo Navarro) y de extrema derecha (Vox), que aseguraron que la normativa “reabrirá heridas” ya cerradas en español sociedad., que las víctimas y crímenes de la banda terrorista vasca ETA no merecen la misma atención por parte del Estado español, que la ley contempla presuntos delitos y procesos que van más allá del periodo de la dictadura y que fue una concesión a los partidos nacionalistas en el país vasco, que apoyan al ejecutivo español en el parlamento.

El Partido Popular (PP) ya ha garantizado que derogará la ley si llega al poder el próximo año, cuando están previstas elecciones legislativas nacionales en España.

Hoy, a pesar de las invitaciones enviadas por el Gobierno a los líderes del PP, ninguno de ellos asistió a los actos del “día de la memoria y homenaje a todas las víctimas del golpe militar, la guerra y la dictadura”.

La nueva ley, que sustituye a otra de 2007, aprobada durante el gobierno socialista de José Rodríguez Zapatero, refuerza el compromiso de España con la búsqueda de desaparecidos durante la guerra civil y el franquismo (que terminó con la muerte del dictador Francisco Franco en 1975) y abre la puerta a la investigación de posibles violaciones a los derechos humanos durante el período posterior a la aprobación de la Constitución, entre 1978 y 1983.

El proyecto prevé la creación de un banco nacional de ADN para ayudar a localizar a personas desaparecidas y presuntamente muertas, a menudo en fosas comunes o fosas comunes, que todavía están siendo descubiertas.

Las autoridades españolas quedaron con la responsabilidad de encontrar y exhumar a las víctimas mortales, una tarea que hasta ahora había sido realizada por movimientos cívicos y familias.

Al mismo tiempo, amplía la definición de víctimas para incluir a personas LGBTI (lesbianas, ‘gays’, bisexuales, transgénero, intersexuales), niños adoptados sin el consentimiento de los padres y lenguas y culturas vasca, catalana y gallega, entre otros supuestos.

Más de 500.000 personas murieron en la guerra civil entre 1936 y 1939 entre las fuerzas nacionalistas rebeldes lideradas por Franco y los defensores de una República española de corta duración.

Franco se declaró vencedor el 1 de abril de 1939 y gobernó de manera autoritaria hasta su muerte en 1975, con más de 110.000 bajas de la guerra y la dictadura sin identificar.

¿Cuál es su opinión sobre el España sigue dividida en el 1º día de la memoria de las víctimas de la Guerra Civil? Háganos saber en los comentarios a continuación.

Fuente: Con Agencias

Choice your Language
Comments
All comments.
Comments